Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Deportes

Crimen de Claudia Benítez: Testigo clave no se presentó a declarar

Se trata de un hombre que compró el teléfono celular a uno de los detenidos en la causa. Será nuevamente citado por el juez de Instrucción 7 de Posadas, Miguel Mattos.

Uno de los testigos considerados claves en la causa por el crimen de la taxista Claudia Elizabeth Benítez no se presentó a comparecer ayer ante la Justicia, por lo que volvería a ser citado en breve, indicaron fuentes del caso.

Se trata del hombre que le compró el teléfono celular a uno de los detenidos en la causa, más precisamente a Franco Jesús Ramos.

Ese móvil está siendo objeto de pericias por solicitud del juez de Instrucción 7 de esta capital, Miguel Mattos. Ese aparato fue rápidamente ubicado por los investigadores de la Dirección Homicidios tras ser encendido con otra tarjeta SIM (chip). De este procedimiento se llegó a Ramos, como primera sospecha, por ser el reducidor del celular.

Fue el miércoles 1 de junio cuando la SAIC comunicó al juez Mattos que el IMEI del teléfono que poseía Claudia Benítez, un Samsung Galaxy A12, se activó con una “línea telefónica limpia”, por lo que identificaron al titular de la nueva cuenta y procedieron al rastrillaje para ubicarlo.

Investigadores de la Dirección Homicidios ubicaron de inmediato al poseedor del celular. No se resistió a los investigadores y aportó los datos para establecer quién le vendió el teléfono.

De inmediato trascendió el nombre de “Jesús” como el sospechoso y poco después su identidad completa: Franco Jesús Ramos.

El registro de un llamado al celular de Claudia Elizabeth Benítez desde un celular que habría utilizado uno de los dos detenidos por el femicidio que se investiga, se convertiría en una de las evidencias clave para esclarecer el caso. Dicho surgió del análisis que se lleva a cabo en varios teléfonos celulares, entre otros dispositivos informáticos, secuestrados en varios procedimientos realizados desde el miércoles 18 de mayo pasado en que fue hallado en un pozo de agua, a siete metros de profundidad, el cuerpo de la taxista de 32 años, ultimado a golpes y puñaladas.

Los dispositivos fueron abiertos recientemente y encendidos para recolectar posible evidencia en puntos o temas específicos que solicitó el juez Mattos. Principalmente saber si entre los sospechosos detenidos hay vínculo y si surgen comunicaciones directas en cuanto al femicidio.

#Crimen #Taxitas #Posadas #Testigos #Causa

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso