Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Información General

Un informe revela los graves problemas alimenticios que tienen los niños y jóvenes en la Argentina

Los bajos ingresos y la inestabilidad laboral motivaron que en 2022, en comparación con los muestreos anteriores, más de un millón de chicos deban saltear una de las comidas diarias.

Unicef dio a conocer este miércoles un estudio que refleja en 2022, y comparadas con las de años anteriores, una alarmante situación socioeconómica en la Argentina, de la que se desprenden algunos índices que dimensionan la crisis estructural del país. En un universo de 3 millones de adultos, más de un millón de niños y adolescentes tiene que saltear alguna de las cuatro comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda o cena) por la falta de dinero en el hogar, razón por la cual los padres o tutores prefieren darles a sus hijas e hijos un poco de comida a alimentarse ellos.

En conclusión, uno de cada tres hogares no puede cubrir sus gastos corrientes y el 50% no puede solventar los gastos escolares, entre ellos la compra de libros y útiles, y esto tiene como causas los problemas laborales como así la constante pérdida del poder adquisitivo, dejando también como datos relevantes que los bajos ingresos han impulsado a un cambio alimentario en el que se consumen mayores carbohidratos en detrimento de la ingesta de carnes, que cayó en un 67%, como así una pérdida del 47% en el consumo de frutas, verduras y lácteos.

“Los resultados del estudio muestran que hay un declive de la clase media donde la insuficiencia de ingresos genera la necesidad de usar ahorros o endeudarse para mantener condiciones de vida mínimas para la niñez, mientras que en aquellos hogares ya situados en la pobreza el resultado es la falta de un plato de comida”, señaló Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social de UNICEF Argentina.

Este contexto desfavorable impulsó a que los adolescentes deban realizar en forma temprana actividades económicas para evitar una mayor precariedad económica y social en sus familias, y eso provoca impactos negativos en la escuela: 1 de cada 4 adolescentes realiza actividades orientadas al mercado y un 10% adicional busca trabajo.

También el estudio realizado este año, y trazando un cuadro comparativo con el 2021, exhibe las múltiples complicaciones que tienen las familias en materia de salud, ya que en más de una oportunidad debieron resignarse a tener un servicio más deficitario como así necesitar de auxilio económico para adquirir medicamentos.

El deterioro general que refleja este muestreo que dio a conocer la Unicef también describe los problemas de violencia de género e incumplimiento de los deberes en cuanto a cuota alimentaria en los casos de padres separados con hijos. Una de cada dos mujeres afirma no recibir la cuota alimentaria, en tanto el 63% afirma que solo la perciben de forma esporádica, situaciones que se agrava en los hogares que tienen una situación de mayor vulnerabilidad social.

Se relevaron 1626 hogares y 6920 personas en AMBA y en las regiones de Cuyo, NEA, NOA, Pampeana y Patagónica. En ellos, encuestaron a 1589 mujeres y 519 adolescentes.

A partir de estos datos, desde Unicef dijeron que están planificando hacer un seguimiento de los hogares a lo largo del tiempo y que las provincias del norte son las que tienen un desafío muy grande.

Informaron desde Unicef que están trabajando prioritariamente en las provincias de Salta, Jujuy, Chaco, Santa Fe y Buenos Aires, y que el informe ya le fue enviado al presidente Alberto Fernández y al ministro de Economía, Sergio Massa.

#Pobreza #UNICEF #Informe #Alimentación #Niños #Argentina

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso