Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Paraguay

“Murió la razón, el sentido común y el deseo de hacer bien las cosas”, expresan víctimas del EPP

Desazón e indignación generalizada tras la muestra de poder de Carmen Villalba en el penal de mujeres, que logró el ingreso de los restos de su hermano Osvaldo Villalba para despedirse.
Momento en el que ingresa el féretro a la cárcel.

La aparente victoria del gobierno paraguayo en la lucha contra el grupo criminal autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que dio de baja al principal líder del grupo criminal Osvaldo Villalba, quedó finalmente empañada por la evidente muestra de debilidad que mostró este martes ante los reclamos de la hermana del abatido criminal, Carmen Villalba obligará a las autoridades penitenciarias a permitir el ingreso del féretro de su hermano para que pudiera despedirse, esta situación generó indignación y desazón, no solo en la sociedad sino sobre todo en las familias víctimas de secuestros.

Ni bien se conoció la noticia, las familias de los secuestrados Edellio Morínigo, desaparecido hace 8 años, Félix Urbieta secuestrado hace 6 años y el ex vicepresidente de la República, Oscar Denis secuestrado hace 2 años, expresaron su indignación a través de sendos comunicados, repudiando el actuar del Gobierno, que demostró debilidad ante las amenazas de este grupo criminal.

Al respecto, la hija de Félix Urbieta, expresó el gran dolor que le causa la situación en que está el Paraguay, remarcando que hoy con el hecho de permitir que criminales tuvieran sus minutos de despedidas, cuando ellos llevan años sin dar una muestra de un ápice de humanidad para brindar información certera sobre el paradero de los secuestrados. Por ello, Lilian Urbieta reclamó que hoy murió la razón y el sentido común.

“Hoy murió la razón, el sentido común, el deseo de hacer bien las cosas, el de buscar la paz, pero ya venía agonizando desde hace muchos años atrás, cuando ya no sabíamos distinguir entre los valores que debían adornar a todas las clases sociales del Paraguay, cuando nuestros niños comenzaron a querer ser narcos y las niñas dejaron de querer ser princesas y convertirse en muñecas de la mafia y el crimen organizados”, expresó.

Insistió que si bien, murió hoy la razón, pero ya venía agonizando, desde el momento en que comenzaron los secuestros en el país, con María Ediht de Debernardi, con el espíritu de Cecilia Cubas, el corazón de Luis Listrond, y Fidel Zavala, Arlan Fick, el alma de Abraham Ferk, Bernard Blats, Franz Hiebert y Peter Reimer, y con el recuerdo de Edelio Morínigo, Feliz y don Oscar Denis.

“Comenzó la agonía con ellos, pero continuó la agonía con los policías y militares, asesinados cuya lista tan extensa nos hace llegar al infinito, y donde sus viudas e hijos siguen llorando su pérdida, lamentándose sobre una lápida fría y oscura volviéndose hijos del olvido”, expresó.

Gobierno romantiza el terrorismo

En tanto las hijas, del secuestrado Oscar Denis, que lleva más de dos años sin tener noticias de su paradero, elevaron su voz a través de un comunicado en la que expresan igualmente su repudio por el actuar del gobierno y lamenta que el gobierno de Mario Abdo Benítez, haya decidido romantizar la muerte del principal líder del grupo criminal.

Al respecto, aclaran que no les alegra, y mucho menos le brinda alivio la muerte del hombre que minutos antes de caer abatido, daba muerte a dos miembros de comunidades indígenas, Alcides Romero y Rodrigo Gómez. Ni tampoco les brinda alivio, de que sea el responsable del secuestro de su padre y que hasta hoy en día se niegan a brindar algún tipo de información sobre su estado o paradero.

“Parecía que por fin el Estado había decidido acabar con el flagelo del EPP, ahora no podemos comprender por qué el Gobierno de Mario Abdo Benítez, decidió romantizar la muerte del brutal verdugo de inocentes paraguayos, permitiendo el acceso de su ataúd a una institución pública, como la cárcel de mujeres, donde su hermana Carmen Villalba cumple una pena por el secuestro de María Edith de Debernardi, además de otros intentos de asesinado y asociación criminal”, expresa parte del documento.

Dónde están nuestros derechos

Mientras que la señora Obdulia Florenciano, expresó casi entre sollozos lo doloroso que fue para ella ver y escuchar las noticias sobre el privilegio que recibía una familia que hace 8 años le niega brindar alguna información sobre el paradero de su hijo.

“Estoy llevando tres días de sufrimiento, esperando noticias de mi hijo, y hoy veo que estos criminales, los asesinos, secuestradores tienen más derechos en nuestro país, y nosotros las víctimas dónde quedamos. Porque no tenemos el derecho de ver a nuestros familiares, de sentirle, de tocarle, y de mirarle, cómo quedamos nosotros. Cómo es que, a un criminal, asesino, que le privó de su libertad y asesinó a mucha gente, se le da estos privilegios, y dónde están los derechos de Edelio, don Óscar y don Félix”, expresó.

Sin novedad sobre los secuestrados

Han pasado dos días del enfrentamiento entre las Fuerzas de Tarea Conjunta y los miembros del EPP, donde cayó abatido el líder principal del grupo criminal Osvaldo Villalba, además de Luciano Argüello, quien fue uno de los que secuestró a Oscar Denis. Igualmente, entre ellos cayó un menor de edad de 17 años, que pertenece a una comunidad indígena que había sido reclutado a la edad de 13 años según datos que brindaron sus familiares al momento de identificarlo.

En dicho procedimiento, las autoridades de seguridad, comentaron que se incautaron algunos elementos, pero a la fecha no han brindado ningún tipo de información que esté relacionado al paradero de los tres secuestrados, y es lo que justamente las familias han reclamado con mucha fuerza en la fecha.

EPP. Familias de secuestrados

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso