Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Paraguay

Preocupa la agenda oculta del pacto Abdo-Luguista en medio de un proceso de transición electoral

El senador Enrique Riera manifestó su preocupación, respecto a la nueva negociación que se dio en el pacto Abdo-Luguistas para designar por tercer mandato al senador Oscar Salomón, como presidente del Senado y del Congreso Nacional.

El senador colorado Enrique Riera manifestó su preocupación, respecto a la nueva negociación que se dio en el pacto Abdo-Luguistas para designar de vuelta por tercer mandato al senador Oscar “Cachito” Salomón, como presidente del Senado y por ende del Congreso Nacional. Al respecto, refirió que si bien, refirieron algunos de sus colegas que acompañaron la elección o existía agenda oculta, existen ciertos puntos que ya se comienza a mencionar posterior a la elección de la nueva mesa directiva.

En una entrevista exclusiva con la corresponsalía de Agencia Ko Ára, el parlamentario señaló que en Senado volvió a repetirse, lo que ocurre en los últimos años, que es que cuando va terminando el mes de mayo, e inicia el mes de junio, marcando las 00:00 del día 1 de junio comienza a correr el reloj en cuenta regresiva para que en cualquier momento que se cierre los números y se convoque de manera urgente una sesión extraordinaria para la elección de la nueva mesa directiva.

Sin embargo, indicó que las negociaciones comienzan mucho antes, y lo que todos manejaban era que el presidente Salomón estaba en un fuerte operativo de buscar los votos para ser reelecto por tercera vez, pero se le estaba dificultando tener los votos, que necesitaba reunir 23 votos, y asegurar de igual forma tener el quórum.

Pero el problema principal que tenía el senador Salomón, era que su principal aliado el Frente Guasú le había retirado el apoyo, tras la elección de la Terna y definición de los candidatos a ministro del Tribunal Superior de Justicia Electoral, donde el Frente Guasú perdió la oportunidad de ganar un espacio, al no ser elegido su candidato Emilio Camacho. Por ese motivo, los legisladores del Frente Guasú no le estaban acompañando para la elección de su tercer mandato.

Negociación de agenda oculta

Es así que el primer intento, que hubo de convocar a sesión extraordinaria, no se logró ni siquiera el quórum para llamar el pasado 1 de junio, a partir de ahí comenzaron una seguidilla de reuniones, prácticamente en cada piso del Senado se estaba negociando para lograr reunir los votos. Finalmente, al día siguiente, lograron cerrar acuerdo, y eligieron la nueva mesa directiva, con Salomón (ANR) a la cabeza, seguido por Fernando Lugo (FG), en la vicepresidencia primera, y Hermelinda Alvarenga (PLRA) en la vice segunda.

“Con una habilidad digna de mejor causa, por lo visto Salomón redobló la apuesta y ofreció al Frente Guasú, lo que nosotros ya comenzamos a llamarle una agenda oculta. Cuando no se dice en el momento oportuno los motivos en el momento de la elección, para no generar resistencia en otros aliados que quizás de buena fe acompañan la mesa directiva. Pero extraoficialmente, e incluso ya lo dejó ver el senador Sixto Pereira estos días, hay un paquete grande de proyectos, no solo la elección de la mesa directiva, como nos dijeron a nosotros”, comentó.

El senador Riera indicó que conversó con algunos de sus colegas que estaban dispuestos a acompañar esta mesa directiva, y les dijo que existe una agenda oculta, pero aseguraban de que no existía ningún acuerdo paralelo o agenda oculta.

Acuerdo detrás del pacto Abdo Luguista

No obstante, el senador Riera indicó que la agenda oculta ya comenzó a verse días después de la elección de la mesa directiva, con las declaraciones que hizo este lunes el senador Sixto Pereira. En ese sentido, indicó que lo que se comienza a ver son 4 temas principales, el primero tiene que ver con la derogación de la ya conocida Ley Zavala – Riera, que criminaliza la invasión de tierras la cual está vigente actualmente.

Pero también está en el paquete de la agenda oculta, y es lo más preocupante para el legislador colorado, la elección del próximo titular del Ministerio Público, atendiendo que, en marzo del 2023, fenece el mandato de la Fiscal General del Estado, Sandra Quiñónez. “Sería muy grave, por ser un cargo sumamente importante, desde el punto de vista de la persecución por razones políticas. También está previsto la designación del vicepresidente de la República, cuando el actual Hugo Velázquez tenga que renunciar para postularse y probablemente el cupo de un nuevo ministro de la Corte Suprema de Justicia”, indicó Riera, como puntos de la agenda oculta.

Al respecto, el senador colorado indicó que detrás de la elección de la nueva mesa directiva, existe un paquete de acuerdos mucho más grande que está detrás de este acuerdo. No obstante, mencionó que llegado el momento de tratar estos temas se deberá ver si se mantiene la mayoría del pacto Abdo Luguista.

Atendiendo que a él personalmente le ocurrió con el primer acuerdo, a él no le informaron de la agenda política que incluía, incluso el blanqueo a tres colegas senadores que estaban con pedido de pérdida de investidura que eran Sixto Pereira, Rodolfo Friedmann y Javier Zacarías, cuyos temas fueron tratados en una hora y se mandaron al archivo, ni siquiera se discutió.

Acuerdo en medio de transiciones y elecciones

El senador Riera, manifestó igualmente, su preocupación, porque estos acuerdos que se dan entre bloques partidarios se están dando en la antesala de una importante transición de mandatos y en vísperas de elecciones generales faltando solo 10 meses para las elecciones nacionales, donde el Partido Colorado debe estar fuerte y unido.

“Al tomar estas decisiones de volver a aliarse con sectores que son nuestros adversarios electorales, se profundiza la división y se debilitan los partidos tradicionales. Me hubiese gustado ganar o perder, pero con los partidos grandes unidos, no con sectores de partidos”, expresó.

Divide y vencerás

Al respecto señaló que en el Senado se están realizando alianzas entre sectores de partidos, atendiendo que tanto el Partido Colorado y el PLRA que son los partidos tradicionales están pasando por una fuerte fracción interna, que es muy bien aprovechado por los sectores minoritarios de izquierda y progresistas, que están sacando provecho de estas divisiones, porque los partidos tradicionales son los únicos que les pueden hacer frente.

“Ellos están sacando ventajas políticas, por nuestras divisiones y por nuestros intereses personales de corto plazo y no se están dando cuenta que estamos muy cerca de las elecciones y que todo esto está generando divisiones profundas que después impidan que los partidos tradicionales se presenten unidos. Entonces aplican la ley de Maquiavelo: Divide y vencerás”, explicó.

En ese sentido lamentó el desatino de algunos líderes políticos del Congreso que no están entendiendo que los arreglos de corto plazo, van a perjudicar en el mediano y largo plazo porque afecta la gobernabilidad. “Es muy delicado hacer estos acuerdos, cuando estamos en un proceso de definición de los Poderes nacionales, en menos de 10 meses, que ya estamos transitando en el proceso de transición”, concluyó.

#Paraguay #Política #Entrevista

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso