Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Policiales

Vuelven a operar al suboficial Verón y reconstruirán el “bautismo” que lo dejó en grave estado

El joven de 26 años será operado hoy para colocarle una prótesis que le estabilice la columna y se inicie el proceso para que recupere motricidad. En el Regimiento de Monte 30 de Apóstoles se hará la pericia con los testigos e involucrados.

Día clave para la recuperación de Michael Natanahel Verón, suboficial del Ejército Argentino gravemente herido en un polémico bautismo o ritual de ascenso en el Regimiento de Monte 30 de Apóstoles el viernes 8 de julio.

Michel Natanahel Verón, suboficial del Ejército Argentino, será operado hoy por segunda vez, para implantar dos prótesis en su columna, y de esta manera poder estabilizarla. Así se iniciaría el proceso de recuperación de la motricidad, consecuencia del ritual de ascenso en el Regimiento de Monte 30 de Apóstoles el viernes 8 de julio, donde sufrió la rotura de dos vértebras.

Se plantea que posteriormente a la operación, el cabo pueda evolucionar para comenzar con el tratamiento necesario para volver a caminar. Hasta ayer se encontraba sedado y con respirador artificial, debido a la neumonía que contrajo posiblemente por haber tragado agua debido al caer a la pileta.

En lo que respecta a las investigaciones militares, se agendó para esta mañana la reconstrucción de los hechos, los quince militares deben participar de la pericia. Estos continúan suspendidos en sus funciones, se encuentran a disposición de la Justicia Federal para cuando se los cite y se determinen las responsabilidades.

Cinco jóvenes fueron arrojados a la pileta, luego de ser obligados a tomar hasta el aderezo o chimichurri del asado.

Los quince involucrados en la investigación militar deberán participar de esta pericia, indicaron las fuentes de la fuerza en contacto con este Diario.

Se aguarda un informe detallado que será elevado a la jueza federal de Posadas, María Verónica Skanata que instruye la causa denunciada como “abuso de autoridad y desobediencia”, que en el caso de las funciones militares se agrava la condena o pena que podría resultar.

Falta saber si de la pericia o reconstrucción participarán los compañeros que se recibieron con “Michel” Verón. Estos cuatro nuevos suboficiales también fueron forzados a tirarse a la pileta con restos de agua podrida.

Los cuatro jóvenes son testigos clave, porque vieron la manera que fue arrojado Verón. Se sospecha que recibió una patada o puntapié en la espalda y que cayó desplomado, perdió parcialmente el conocimiento y habría tragado agua que se transformó en la neumonía que también intenta sanar en la terapia intensiva de una clínica privada de calle San Luis y avenida Mitre de Posadas.

El cabo Verón fue llevado de urgencia al hospital zonal de Apóstoles y ante la necesidad de una intervención y estudios de mayor complejidad derivado primero al Hospital Ramón Madariaga y luego al sanatorio señalado.

Fue operado hace una semana para retirarle las vértebras rotas que a su vez provocaron graves daños en la médula.

Esto logró que se pueda examinar mejor el cuadro a la par que se aguardaba la prótesis que le injertarán hoy para sostener la columna completa y lograr que vuelva a tener sensibilidad y movimientos desde el cuello a los pies.

Por el momento, las posibilidades que vuelva a caminar son muy pocas, aunque no se pierde la confianza ya que se trata de un paciente joven y que podría soportar una exigente y larga recuperación.

#Ejército #Bautismo #Verón #Apóstoles

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso